Resultados vs Objetivos

Uno de los cánceres de nuestra sociedad. Una curiosa paradoja en la que somos principio y fin, causa y perjuicio.

Los modelos de gestión de las multinacionales se están cargando el modo de trabajo. La empresa tradicional se ha movido por el afán de ganar dinero, pero cualquier empresario avispado era consciente de que el dinero debía ser un resultado del trabajo realizado. Un buen trabajo, mantenido en el tiempo, daba como resultado unos beneficios. Y con esos beneficios, se podía vivir bien y reinvertir para que todo siguiera funcionando.

Y los trabajadores, viendo el buen trabajo de la dirección, y viendo como su trabajo era apreciado, pagado y valorado, sentían orgullo de pertenencia a la empresa y tenían como meta jubilarse en ella. Y aun hoy oyes a ancianos hablar con alegría de sus tiempos en tal o cual entidad… que generalmente ya no existe… o existe el nombre pero con el epígrafe “una empresa del grupo Mcgufin

Claro que había malos empresarios, y empresas “explotadoras”… pero idiotas ha habido siempre. El modelo de éxito era mantenerse en el mercado, lanzar buenos productos y obtener beneficios. Ojo, que obtener beneficios significa que después de pagar salarios (incluyendo el del empresario), instalaciones, impuestos, proveedores, etc, aún queda dinero. Bien, ¿no?

Pero el paradigma ha cambiado. Ahora lo importante no es obtener beneficios. Lo importante es crecer, como si un empresa fuera un puto geranio. Traducido a roman paladino, lo importante es sacar cada vez más beneficio. Sin importar cómo. El dinero es un Objetivo fijado para una fecha determinada, en lugar de un Resultado alcanzado tras un buen trabajo,

office-2717014__340

“Eso es mentira, las empresas tienen códigos éticos, y obras sociales, y poster en las paredes con unos valores que firmaría David el Gnomo…eres un demagogo…”

Las empresas los que tienen son departamentos de marketing, que saben que a nuestra sociedad, egoísta, egocéntrica e insolidaria, lo que no le gusta es que le muestren que es egoísta, egocéntrica e insolidaria. Por lo tanto y como las multinacionales manejan cifras mareantes, parte de ellas se dedican a decir que les importa lo que no les importa.

Así nos se duda en hacer ajustes en los costes (eufemismo para despedir gente) o trasladar fábricas a países emergentes (eufemismo para denominar a países con costes de producción ridículos), mientras se declara estar comprometido con la sostenibilidad y se además se patrocina una carrera por la igualdad de la mujer. Igual que nosotros miramos para otro lado cuando vemos a un niño inmigrante irregular de origen magrebí en la calle como ladrón en prácticas, pero apadrinamos a su primo (o eso nos venden) que está a dos mil kilómetros… y nos sentimos bien.

Pero aquí es donde está lo más perverso de la situación… no hay malvados empresarios detrás. quienes dirigen las plantas en España siguen unas indicaciones de sus matrices en otro país, generalmente anglosajón. Y esos centros de decisión tampoco están movidos por genios perversos que quieren hundirnos… solo por marionetas de más rango.

Pero entonces… ¿quien es el cerebro detrás de todo?

tax-consultant-3094808__340

Tú. Y yo. Todos nosotros. Las multinacionales están obligadas a crecer porque deben rendir cuentas a sus dueños… y sus dueños son los accionistas.

“Para, para… yo soy un currito y no tengo acciones. esto no es culpa mía”

Meeeec…. error. Si tienes un dinero a plazo fijo, por poco que sea. Si tienes un plan de pensiones. Si tienes una cuenta naranja (o verde, el caso es que esté remunerada), si tienes cualquier producto financiero… puedes ser accionista, sin saberlo, de la empresa donde trabajas… porque la entidad financiera coge tu dinero, lo junta con el mío, y lo invierte en las empresas que cree que darán más beneficio… y que crecen más. ¿te suena? Pues sí, aunque en una pequeña parte, puede que seas culpable de tu propio despido.

Y todo esto se vende como mejora de la eficiencia en la producción, modernización de los modelos de gestión… mierdas. Ahora hay encuestas internas preguntándote si está orgulloso de pertenecer a una empresa… antes no hacía falta.

 

 

 

Anuncios

Autor: Geordei

Matemáticamente más cerca de los 50 que de los 40. Debí tomar la maldita pastilla roja en alguna noche loca, y ahora veo la realidad que me rodea... y no mola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s